La Región de Magallanes y Antártica Chilena es identificada como laboratorio natural en el extremo austral, debido a su condición única por ubicación geográfica, biodiversidad, ecosistemas poco alterados por la contaminación y pueblos ancestrales vivos, entre otros factores. A estas características se pueden además sumar hitos históricos de importancia mundial, como la conmemoración de los 500 años del paso de Hernando de Magallanes por el Estrecho que lleva su nombre, hecho que invita a reflexionar desde una perspectiva actual y crítica. En este contexto, habitar en esta región constituye un privilegio para la investigación, tanto en ciencias naturales como sociales y artísticas, ya que aportan a la discusión, favoreciendo a la construcción de una imagen propia, del lugar y tiempo que habitamos.
La ciencia mundial ha ido tomando fuerza, a través de las estrategias de divulgación o mediación que llevan nuevos contenidos a un público más amplio, permitiendo, por ejemplo, difundir las consecuencias del cambio climático que enfrenta el planeta. Paralelamente, en el ámbito de las artes existe un creciente interés por el trabajo interdisciplinario, que considera la colaboración de artistas e investigadores de diversas áreas. Por esto, la Dirección de Extensión de la Universidad de Magallanes ha considerado fundamental y necesario promover un espacio formal para el desarrollo de estas nuevas formas de conocer y analizar el territorio, incorporando la emoción y la estética como datos fundamentales.